Aprender a delegar responsabilidades.


Al comenzar un negocio asumes diversas responsabilidades y roles. La falta de recursos económicos y humanos te obligan a tener que hacer muchas cosas a la vez que no necesariamente dominas.

Sin embargo, para hacer crecer el negocio es importante delegar funciones en tu equipo de trabajo. Especialmente las tareas que seguramente son sencillas para ti o, por lo contrario, de áreas que no dominas.

1- NO TENGAS MIEDO A DELEGAR.

Piensa que delegar no es dejar las cosas a la suerte sino que tienes un equipo capaz de cumplir los objetivos que les propongas.Si estableces una buena comunicación y mecanismos de seguimiento no tiene por qué haber sorpresas.

2 – ¿QUÉ ES LO QUE QUIERES DELEGAR?

Para esto debes hacer dos distinciones: por un lado piensa en aquellas decisivas para tus responsabilidades, las que solo tú puedes asumir, y aquellas que pueden ser desempeñadas por otra persona. Dedica un tiempo a hacer una reflexión interior y reconoce las tareas en las que destacas y las que no se te dan tan bien.

3- A QUIÉN DELEGAR

En tu equipo tendrás personas con diferentes habilidades y actitudes. Evalúalas teniendo en cuenta lo siguiente: ¿puede asumir más responsabilidades? ¿tiene capacidad para desarrollar sus funciones de forma independiente? .

4 – EXPLICA BIEN EN QUÉ CONSISTE LA TAREA

Comunica bien las tareas que delegarás. Se específico: el responsable de desempeñar una función debe saber en qué consiste, cómo se medirá su desempeño, cómo están ligadas estas tareas al los objetivos de la empresa, con qué presupuesto cuenta, con qué personas deberá colaborar, por mencionar algunos temas.

6– RECONOCER LOS MÉRITOS

Los miembros de tu equipo se merecen que les des crédito por sus logros. Díselo a ellos. Agradece, felicita, recompensa, aprecia y celebra. Esto los llevará a tener más confianza en sí mismos, los estimulará para seguir aprendiendo y resultará en un equipo más leal y motivado.

7- EVALÚATE TÚ MISMO

En las reuniones que mantengas con tu equipo aprovecha para que te den feedback (áreas de oportunidad) sobre tu forma de delegar. Gracias a sus observaciones podrás hacerlo cada vez mejor y será beneficiosos para todos, un verdadero win – win para tí, el equipo y la empresa.

Entradas destacadas